En el libro “Doscientos cuarenta y tres apuntes de vida” de Paul Anwandter, el autor aproxima reflexiones sobre lo que somos y cómo podemos ser constructores de nuestros propios sueños. Entre sus apuntes plantea la mirada sobre lo verdadero, respondiendo a la pregunta ¿Qué es algo verdadero?

Uff, sin duda hay trabajo en esto. Es tan difícil y complicado, objetivo y subjetivo al mismo tiempo.

Podríamos decir que es algo que incluye o es verdad; también podríamos decir que es algo “real” o una experiencia compartida, donde las conclusiones a las que se llegan son similares.

Entonces, para hablar de lo verdadero, tendríamos que hablar de qué es “verdad”.

Sin entrar en los terrenos de la filosofía, o más específicamente de la ética y de la moral, podríamos decir de forma simple que una verdad es una certeza, a pesar de que, otra vez podríamos tangenciar el terreno de lo subjetivo.

Por supuesto que para dejar establecida una certeza, que implica estar seguro de algo o de alguna cosa, me puedo apoyar en evidencias (usando el método científico), que por otro lado, pueden ser usadas de variadas formas, de acuerdo a la dirección que quiera darle para justificar lo que quiero sustentar.

Ahora si hablamos de “LA VERDAD”, implica entrar en el área de lo absoluto, de la lógica uni-valórica. Un espacio que ha generado muchos problemas entre los seres humanos. 

Milton Erickson, en su forma tan humana (e hipnótica) de entender el mundo, lo simplificó y, al mismo tiempo, le dio infinitas posibilidades. 

Según él, “la verdad” es aquello que usted cree que es para usted y nosotros debemos entender y respetar eso como “su verdad”.   

¿qué le parece si lo considera así para usted? 

Podría ser mejor ¿será verdadero pensar esta verdad?

 

Entrevistas y Discursos

  • Entrevistas
  • Discursos