Émile Coué es un psicoterapeuta - farmacéutico francés a quien se le atribuye un método de sanación basado en la autosugestión, o se lo recuerda como el padre del pensamiento positivo. Se le reconoce por establecer leyes que sostienen la importancia de unir la imagen mental a la voluntad de hacer algo para conseguir lo que realmente queremos.

Estas son las tres leyes de Coué:

Ley de atención sostenida: el foco en una idea permitirá que esta se realice o bien surgirá de forma espontánea. La clave está en la atención permanente, por lo cual, la confianza en que puedes conseguirlo es esencial.

Ley del esfuerzo reversible: si tienes la idea de hacer algo, pero no confías en que lo lograrás, tarde o temprano ese esfuerzo de “hacer algo” no será posible por muchas ganas que tengas. Es decir, lo importante es atender si realmente confío en que puedo.

Ley del afecto dominante: Coué afirma que una emoción fuerte siempre se impone sobre una más débil. Por ello, si asocias una emoción a una sugestión, la sugestión tiene mayor efectividad. Aquí, lo más importante es poner foco en la emoción que está detrás.

Entrevistas y Discursos

  • Entrevistas
  • Discursos